Las mejores universidades del mundo

La universidad es quizá el periodo de nuestra vida que más permanecerá en nuestra memoria a lo largo de nuestra existencia. Los amigos, las experiencias y todo lo que se llega a aprender en las universidades son la base solida que determina nuestro futuro y nuestra forma de ser personas. Por eso, escoger bien la mejor universidad es algo primordial, y de igual forma, escoger nuestros estudios, carreras, grados, máster o cursos en general en las mejores universidades del mundo también es algo muy útil y necesario, hay que pensar que hay centenares de universidades del mundo, pero que solo unas cuantas son las mejores y las ideales para nosotros, por eso hay que explorar y buscar información sobre ellas.

Las mejores universidades del mundo varían cada año, hay ciertos rankings y tops, listas en general, que intentan hacer una aproximación al nivel de las universidades del mundo, pero lejos de que estos ranking de las mejores universidades del mundo nos puedan dar, lo cierto es que los diferentes centros no se pueden clasificar de una forma del todo certera, ya que en el fondo, se trata de que elementos queremos destacar de ellos, y de igual forma, los tops muestran siempre una cierta media, pero nunca una forma más certera de los estudios concretos que queremos desarrollar, por eso hay grados, carreras o máster que son mejores en unas universidades que otras, pero que en general dependen de las facultades dentro de las propias universidades, y no de ellas en general.

Un dato a tener en cuenta a la hora de escoger a las mejores universidades del mundo es precisamente factores como los precios y los desplazamientos, en Europa por ejemplo, se suele dar mucha importancia a la distancia que existe entre la residencia y el centro educativo, el propio campus, incluso muchas universidades tienen sus facultades distribuidas por ciudades, por eso es un factor a tener en cuenta.

Es evidente que las mejores universidades del mundo se encuentran en Estados Unidos, es algo que no se le escapa a nadie, y que el currículo que da poder decir que se ha estado en una de ellas es simplemente increíble, por ello no debemos dejar pasar la oportunidad de poder estudiar en una de esas mejores universidades del mundo. Pero no nos engañemos, porque a la vez que tienen muy buena reputación pueden ser desafortunadas en otros aspectos que quizá los rankings no se plantean. Si nuestro futuro pasa por la investigación, es evidente que una entonces las mejores universidades del mundo serán aquellas en que en sus rankings tengan una gran influencia sus investigaciones, y entonces aquellas que más proyectos y artículos de interés universitario publiquen en revistas de gran nivel.

Cómo se ve, es fácil entender que un ranking de mejores universidades del mundo puede variar en su elaboración, y que no todo debe ser basarse en experiencias más bien vacías, que también hay muchos otros elementos a tener en cuenta que nos pueden ayudar a conseguir aquellos retos que tenemos pendientes, y que por tanto es una buena elección a tener en cuenta si queremos realmente explorar y explotar los elementos de las universidades que realmente nos interesan.

Por último, pero no menos importante, hay que recordar que la movilidad entre universidades es algo habitual, quiere decir que la elección de una universidad puede ser algo temporal, ya que se puede llegar a modificar y viajar por el mundo, por otras opciones diferentes, y hasta el punto de poder cambiar de universidad si llegado el momento no nos gusta el ambiente que hay o la forma de funcionar, esto es algo mucho más habitual en Europa, pero se puede hacer.

Una de las zonas con más dinamismo es Asia, donde las universidades ya se empiezan a colar en el ranking mejores universidades del mundo, cosa que llena de orgullo algunos países, pero sobretodo demuestra el poder industrial y económico de las economías emergentes de China o Japón, que ven recompensada el gran volumen de inversión monetaria que se ha realizado en el ámbito universitario, y que en cierta manera es una envidia para los demás países del mundo.

Una forma de entender el mundo universitario es intentar no acoplarse a los puntos fijos que nos dictan en las instancias académicas formales, porque es el primer paso hacía una forma de no entender el valor y la forma atractiva por las que las universidades del mundo se pueden volver de una forma mucho más atractivas y uniformes de lo que pensábamos en un punto inicial de la presentación. En el fondo, la elección de una universidad tiene diferentes componentes que las hacen del todo vulnerables a los caprichos y las modas, aunque lo cierto es que algunas de estas universidades han hecho grandes esfuerzos mejorando sus profesores y sus instalaciones para conseguir que también los mejores alumnos vayan a sus facultades, es evidente que por lo que vemos la competencia entre lo que serían las mejores universidades del mundo no tiene nada que ver entre la eterna discusión entre el fuerte incremento de tasas que se está viviendo en Europa fruto de la crisis económica, que afecta a muchos escenarios que hasta ahora no se habían visto tocados, y que quizá esta nueva forma de ver y de interceder en las relaciones académicas conlleve una mejora substancial en la competencia y las formas de hacer de las diferentes universidades, a fin de que sean una forma diferente de ver las cosas, y que los alumnos también sientan de una forma peculiar, que estos avances tienen sentido, y que ganan en cierta forma un puesto de equidad y de trabajo en los centros educativos concretos.